viernes, 11 de enero de 2008

La Plataforma por la Defensa de la Etapa 0-6 contra el cierre de la EI Valle de Oro


Carta dirigida a Lucia Figar por la Plataforma por la Defensa de la Etapa 0-6

Excma. Sra. Consejera de Educación
D.ª Lucía Figar

C/c. A la Directora General
D.ª Carmen Pérez-Llorca

Excma. Sra. Consejera:
Ante la gravísima situación que está viviendo la Escuela Infantil Pública de la Comunidad de Madrid “Valle de Oro” de Carabanchel, esta Plataforma denuncia la nefasta actuación de esta Consejería de Educación, el mal planteamiento y peor solución que quiere imponer al colectivo de familias, a sus hijos e hijas y al Equipo de profesionales de esta Escuela.

El desalojo fulminante y la demolición del edificio, prevista en principio para el pasado viernes 11 de enero, debido a defectos estructurales, nos parece inaceptable.
Esto nos obliga a denunciar, como Plataforma de Madrid que defiende la etapa 0-6 años, las maniobras encubiertas de esta Consejería de Educación que, conociendo el problema de las grietas en suelos, techos y paredes desde hace varios años, no sólo por las comunicaciones constantes del propio equipo de profesionales de la escuela sino por los informes técnicos existentes, ha sido incapaz de arreglarlo y ha dejado que la situación se deteriorara de tal forma que ahora hay que proceder a la demolición. Dejar que se pudra una estructura, sin respeto alguno por quienes tenían que convivir dentro de la misma, y tener justificación para finalmente demolerla, ha sido la política seguida: una forma más, bastante espuria, de continuar el ataque contra la Escuela Pública que se practica en esta Comunidad, acosando y derribando.

Es preciso recordarle a esta Consejería que ha hecho dejación de su responsabilidad, que el verdadero peligro de los fallos estructurales ha estado durante el tiempo que los niños y las niñas han permanecido en el centro, junto a sus educadoras y al resto del equipo, sin que nadie de la Administración se preocupara por su seguridad. Afortunadamente, hoy no tenemos que lamentar ninguna desgracia personal.

Reivindicamos unas condiciones mínimas para que el problema no se convierta en una pérdida más de una escuela pública de gestión directa y en un barrio tan necesitado de plazas escolares en estas edades.
La solución ofrecida por ustedes a sus profesionales ha sido el desprecio y la falta de respeto más absoluto. En relación con las familias y sus hijos e hijas pasa por el traslado forzoso, sin opción de opinar, dando al traste con un periodo de adaptación recién consolidado, a un centro cerrado que todavía no ha comenzado a rodar, con un equipo joven y nuevo de profesionales (maestras, educadoras, cocineras, limpiadoras) que, como a todo equipo, le conviene tener su propia adaptación, de modo semejante a la de los niños y niñas que acoge.

Al mismo tiempo, la Escuela Infantil “Cinco Lobitos”, de titularidad pública y gestión indirecta tiene pendiente la matriculación de los niños que están esperando la apertura del centro en su propia zona; matriculación que se verá muy mermada en cantidad de oferta el número de plazas ofertadas al tener que asumir el completo de otra escuela. Se producirá una masificación de la misma, en un corto espacio de tiempo, unos quince días. El nuevo equipo educativo, que se ha encontrado con un problema sobrevenido, y los pocos niños y niñas que puedan ahora obtener una plaza en esa zona van a convivir, en unas condiciones forzadas junto a los del “Valle de Oro”, sin que se hayan tenido en cuenta las necesidades de la comunidad escolar, y muy especialmente las necesidades infantiles, tal como requiere la psicopedagogía de las primeras edades de la vida humana.

ES UNA MALA SOLUCIÓN que se quieran cerrar 60 plazas de educación infantil pública, sin tener el compromiso expreso de esta Consejería de Educación y del Área Territorial de Madrid capital, firme y por escrito, de la nueva construcción de una Escuela, en la misma ubicación que la actual, que acoja de nuevo, en un plazo razonable de tiempo, tanto al equipo como a los niños y niñas de “Valle de Oro”.
La sin estrenar escuela infantil “Cinco Lobitos” está a siete kilómetros de la de “Valle de Oro”. No puede entenderse que se opte por esta solución, cuando podrían ubicarse de forma provisional, niños, niñas y profesionales, en barracones prefabricados en centros educativos cercanos o bien en el propio jardín de la escuela infantil.

Esta posibilidad cubriría la necesidad de ahorrarles cambios a los niños y a sus familias, permitiría seguir con el modelo educativo que ya se estaba llevando a cabo y con el trabajo del Equipo de Atención Temprana que trabaja con niños y niños de necesidades educativas especiales de la Escuela Valle del Oro. Todo este trabajo tan bien conjuntado y con una experiencia de más de treinta años, se desprecia y se tira por la borda, sin importar el coste emocional, el coste educativo de todo lo que se ha construido hasta el momento. Al mismo tiempo, no tendría más inconvenientes que los derivados de la propia ubicación provisional que, aunque forzados por la mala política de esta Consejería al respecto, al menos evitaría males mayores y aseguraría que trabajadores, familias, barrio y fundamentalmente, niños y niñas, no sufrieran las consecuencias de una situación de la que no son responsables.

Es evidente que con esta demolición se pretende contribuir a ir borrando la memoria colectiva de la educación infantil, la historia de la Escuela Infantil “Valle de Oro”, como anteriormente se hizo con la escuela infantil “El Caracol”.

Esta Plataforma respeta, comprende y apoya las decisiones que tomen los trabajadores y trabajadoras y las familias de Valle de Oro, éstas en representación de la voz de sus hijos e hijas. Especialmente a las criaturas a quien nadie de esta Administración va a pedir opinión porque no cuenta con ellas. Esto pone de relieve la inexistencia de una Política de Primera Infancia en la Comunidad de Madrid y la degradación constante que está padeciendo la Red Pública de Escuelas Infantiles, tanto las de gestión directa como indirecta, la que era un modelo no hace muchos años para otras Comunidades Autónomas.

EXIGIMOS que, dadas las circunstancias, haya un compromiso explícito y escrito de esta Consejería de Educación, para construir una nueva Escuela Valle de Oro en la misma ubicación que la actual, y en el menor plazo de tiempo posible.

Mientras tanto, EXIGIMOS que se ubique a los niños y niñas y al equipo de la Escuela en prefabricados dignos que, en un espacio próximo, como ha ocurrido con otro colegio concertado recientemente, permita que la comunidad escolar no se disperse, que no salga del barrio que la necesita y que no se quiten plazas escolares públicas a otra zona próxima, tan necesitada como para haber determinado la construcción de una escuela que iba a dar respuesta a las necesidades que en ella se daban.

2 comentarios:

Lara dijo...

Hola
Como maestra de educacion infantil me siguen indignando las decisione que toma la Consejeria de Educacion de Madrid en relacion con esta etapa educativa.
Pero tambien, en mucha ocasiones me veo sin ideas o sin saber que se puede hacer al respecto, y creo que este es el mayor problema que se nos plantea ante estas injusticias, el no saber que hacer, no creo que pasen inadvertidos estos hechos o que no generen esa indignacion, sino que simplemente nos quedamos en eso, en la queja, en la rabia y frustracion...¿qué podemos hacer?
Un saludo

miguel dijo...

Para Lara
Si empezamos por estar conectados estaremos dando el primer paso, en Madrid juntarse es un poco difícil pero reunirnos en internet, compartir cosas y denunciar situaciones que vivimos cotidianamente es fácil ¿verdad?.
Sería interesante que la plataforma 0-6, infancia o las compañeras que más están trabajando promovieran algo así.
Lo segundo es responder juntos. Lo de esta escuela es un abuso, esto no se lo hacen a ningún cole de 3-12 porque la que se monta es buena, así que ahí tenemos que estar los demás, dando voz a los que menos voz tienen.
Lo tercero es proponer, pero eso está más lejos.