martes, 27 de junio de 2017

@R_vanGrieken ¿La educación especial es inclusiva? ¡No, claro!

@R_vanGrieken en la @fundacioncpv "es un error no considerar la educación especial como inclusiva"



COMITÉ SOBRE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD.
Comentario General No 4 /2016 de 2 de septiembre.

ARTÍCULO 24. EL DERECHO A LA EDUCACIÓN INCLUSIVA.

11. El Comité subraya la importancia de reconocer las diferencias existentes entre exclusión, segregación, integración e inclusión.

La exclusión ocurre cuando a los estudiantes, bien de forma directa o indirecta, se les dificulta o impide el acceso a la educación, en cualquiera de sus formas.

La segregación se da cuando la educación de estudiantes con discapacidad se proporciona en entornos separados diseñados o empleados para dar respuesta a una o varias deficiencias, en condiciones de aislamiento de los estudiantes sin discapacidad. 

La integración es el proceso de emplazar a las personas con discapacidad en los centros educativos ordinarios existentes, siempre que el estudiante con discapacidad pueda adaptarse a los requisitos y demandas existentes en este tipo de entornos.

La inclusión implica un proceso de reforma sistemática afrontando cambios y modificaciones en el contexto, enseñando métodos, enfoques, estructuras y estrategias en educación para superar las barreras con una visión centrada en proporcionar a todos los estudiantes del grupo de edad correspondiente, una experiencia de aprendizaje igualitario y participativo y un entorno que se ajuste lo mejor posible a sus necesidades y preferencias. Emplazar estudiantes con discapacidad dentro de clases ordinarias sin acompañar esto de cambios estructurales en, por ejemplo, la organización, el currículo o las estrategias de enseñanza-aprendizaje, no constituye un proceso de inclusión. Además, la integración no garantiza automáticamente el paso desde la segregación a la inclusión.

12.c. Se compromete a acabar con la segregación dentro de entornos educativos, asegurando una enseñanza inclusiva en el aula, mediante entornos de aprendizaje accesibles con los apoyos apropiados.

Accede al documento completo aquí

domingo, 25 de junio de 2017

¿Bilingüismo en educación Infantil? ¡Basta de experimentos!


La Consejería de Educación acaba de publicar por decreto la extensión del Programa Bilingüe (PBCM) al 2º ciclo de Educación Infantil (ver BOCM). En una primera valoración podemos concluir que dicha extensión se realiza

  • Sin la realización de un plan piloto.
  • En contra de las recomendaciones de la UNESCO.
  • En contra de la tendencia universal en el resto de países a comenzar la enseñanza de idiomas en primaria, una vez conseguida la competencia académica en la primera lengua; y, en el caso del modelo AICLE con la introducción de duchas lingüísticas de 10 minutos (caso de Austria).
  • Con un desconocimiento total de las características de la etapa (troceamiento del currículo, y del trabajo globalizado, asignaturización ).
  • Perjudicando, innecesariamente, a todos los niños; y más todavía a aquellos que luchan por dominar su primera lengua (alumnado con necesidades educativas especiales con retraso madurativo, procedente de entornos desfavorecidos, alumnado inmigrante).
  • Introduciendo un elemento de distracción para profesionales y familias sobre lo que significa una educación infantil de calidad. Al mismo tiempo que se mantiene la masificación en las aulas que impide un trato individualizado y, en muchas ocasiones, hace imposible el carácter compensador que dicha etapa debe tener.
  • Potenciando, una vez más, la segregación del sistema educativo (centros, profesionales…)
  • Priorizando la habilitación en inglés a la experiencia profesional en educación infantil.

La Consejería de Educación no solo no ha procedido a evaluar el PBCM, frente a la exigencia formulada ya hace años por el Consejo Escolar, así como por partidos y entidades educativas; sino que extiende dicho programa haciéndose cómplice de la segregación y falta de fundamentación del PBCM introducido por Esperanza Aguirre.

El único "bilingüismo" aceptable en la Comunidad de Madrid debería ser el que reconozca el derecho de los niños inmigrantes con una lengua distinta al castellano a aprender en su lengua materna durante la etapa de educación infantil y primaria.