lunes, 2 de marzo de 2009

Informe de la Fundación Instituto de Empresa sobre la ESO

¡Vaya, vaya! Libro de texto=92%. Clase magistral=98%

El estudio "La experiencia de los docentes vista por ellos mismos: una encuesta a profesores de enseñanza secundaria de la Comunidad de Madrid", ha sido patrocinado por la Fundación IE, financiado por la Comunidad de Madrid y desarrollado por Víctor Pérez-Díaz, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense, y Juan Carlos Rodríguez, profesor asociado a la Universidad Complutense. La encuesta se ha efectuado a 502 profesores de secundaria de diversos centros públicos y privados de Madrid en otoño de 2008.

El perfil medio del profesor corresponde a una mujer de 43 años como media y procedente de Madrid, Castilla-León y Castilla-La Mancha. Vive en pareja y tiene hijos en edad escolar que acuden, principalmente, a centros privados. Un 91% de los tutores que realizaron la encuesta es licenciado, mientras que un 14% es maestro. En el sector de la enseñanza pública, casi un 20% de los encuestados es interino y la mitad disfruta de su destino definitivo.

Fuente: Aprendemas. Descargar el estudio, aquí.

Su carrera profesional se ha prolongado en los últimos 15 años, con seis cambios de centro como media, por lo que su permanencia en el centro actual no llega a cinco años.

Por su parte, uno de cada diez profesores de centros privados tiene contrato temporal, mientras que el resto disfruta de uno indefinido. También cuentan con 15 años de experiencia, pero sólo han efectuado dos cambios de centro como media, por lo que su permanencia en el actual se eleva a doce años. En ambos casos se han reciclado con cursos en los últimos cinco años, además de poseer bibliotecas personales amplias y gusto por las actividades culturales. En general, aspiran a que su profesión disfrute de un prestigio social alto (4,5 en una tabla del 1 al 5), pese a creer que el que gozan actualmente es de un 2,3 sobre 5.

Métodos tradicionales

Un 92% de los profesores analizados utilizan métodos tradicionales de enseñanza, como el libro de texto, mientras que un 37% se decanta por recursos tecnológicos como el ordenador. Un 98% afirma ser partidario de impartir clase de forma tradicional (explicación del docente con preguntas del alumnado), mientras que un 34% prefiere las presentaciones orales de los alumnos. Para preparar las clases los profesores utilizan Internet y casi todos mandan deberes, con una media de 6 horas semanales de esfuerzo invertido por alumno.

En general se muestran satisfechos de la relación que mantienen con sus colegas (4,4 sobre 5), con el director (4,3), con el alumnado (4,2) y con los padres de los alumnos (3,9), de quienes consideran que un 53% se implica en la educación de sus hijos. Además, el 82% de los encuestados afirma que su centro es una comunidad en la que se comparten los problemas, donde se les tiene en cuenta (79%) y donde se les aprecia (86%). En cuanto a la eficacia de sus centros, posicionan su nivel de exigencia académica en un 3,8 en la escala del 1 al 5, mientras que el nivel de disciplina alcanza un 4,1.

Cuando se les pregunta a los docentes por sus alumnos, afirman que un tercio no acaba de encajar en el centro y una minoría presenta serios problemas. Según los profesores, uno de cada siete tiene letra ilegible, sólo cuatro de cada diez hacen exposiciones claras y ordenadas, y casi cuatro de cada diez tiene poca motivación para estudiar y dificultades de concentración. Uno de cada siete muestra, además, actitud de rechazo o desafío a las normas escolares. Casi la mitad de los docentes se ha enfrentado el curso pasado a algún intento de boicot de la clase por parte de un alumno y alrededor de un 50% de los entrevistados tuvo noticia de casos de acoso entre el alumnado el curso pasado.

Críticas al sistema de enseñanza

Los profesores consultados son críticos con el sistema de enseñanza en España. Su estimación media de un posible fracaso escolar de sus alumnos se sitúa en el 18%, mientras que un 35% afirma muchos alumnos obtienen el título de Graduado sin estar preparados, y un 40% cree que bastantes pasan de curso indebidamente. También consideran que la enseñanza de matemáticas, lengua española e inglés es mediocre (3, 3,2 y 2,4 sobre 5 respectivamente), mientras que puntúan con un 2,5 al sistema de enseñanza en España.

Si se les pregunta por la motivación del profesorado en general, un 75% cree que va a menos, mientras que el 79% afirma que los alumnos llegan menos preparados cada año y un 70% señala que el nivel de disciplina en los centros tiende a bajar. Por otra parte, el 90% cree que la responsabilidad de la educación recae en las familias, lo mismo que opina un 96% de los padres. Sin embargo, un 27% pone de manifiesto que los amigos y compañeros son el grupo que más influencia ejerce en los alumnos.

Los autores del estudio concluyen que antes de emprender reformas en el sistema educativo es necesario entender la situación del sector. Como base de un posible cambio se apunta a la necesidad de implicación por parte de todos los afectados en temas educativos y la conveniencia de un alto nivel de exigencia por parte de las familias.

1 comentario:

Carlos dijo...

Vaya, aunque se utilizan medios pedagógicos tradicionales la culpa es de la Logse... Me parece que algunos no han leído el manifiesto de "No es verdad"

Un 98% es una auténtica barbaridad. No me extraña que algunos alumnos estén a punto de explotar. Si no logramos estimular un poco su interés haciéndoles partícipes de su propio aprendizaje no conseguiremos que se involucren y que aprendan.