martes, 23 de junio de 2009

El Grupo Arturo y el "gratificante mundo de la educación"

Es de bien nacidos ser agradecidos, osea.


Erase una vez una fundación del pp madrileño llamada Fundescam al que un empresario madrileño llamado Arturo Fernández donó un total de 57.030 € entre 2003 (tamayazo) y 2006 con unas aportaciones de 18.030€, 15.000€ y 12.000€ (para ver el cuadro de donaciones haz clic aquí). Dicho empresario, presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM-CEOE) formaba parte de la comitiva que viajó a Bombay con la Condesa de los Calcetines.

El abuelito de Arturo Fernández había fundado en 1898 “Armería Arturo” que creció y creció hasta que años después montó el Club de Tiro de Cantoblanco con un comedor de comida típica de la zona, el cual se convirtió en el centro social de principios del siglo XX. Unos cuantos años después Arturo Fernández (nieto) hizo crecer y crecer el negocio hasta llegar a 180 establecimientos divididos en diversas áreas, desde restaurantes de alta gama y hoteles, pasando por el catering y la restauración colectiva.

Pero en 2006, quién sabe por qué, la empresa de Arturo Fernández decidió diversificar su negocio a dos nuevos sectores: la educación y la sanidad.

"Como novedad, en 2006 el Grupo Arturo ha entrado en el mundo de las concesiones donde contamos con el 10% del futuro Hospital de Vallecas, y con el 50% de tres colegios, ubicados en Sanchinarro, Torrelodones y Colmenar Viejo, lo que nos introduce en el gratificante mundo de la educación (...)"

¿Casualidad? ¿A alguien se le ocurre alguna razón para esta diversificación?

Fuente: remitido y Grupo Arturo Cantoblanco


1 comentario:

Miquel Koltes dijo...

Habría que emigrar de Madrid? Qué pena que en Cataluña tengan el catalán imprescindible, si no ...